lunes, 31 de enero de 2011

Samba de fin de janeiro

El fin de semana leí en un sitio francés una lista de los 25 ítems clave de la primavera/ verano 2011. Ya iré hablando de varios de ellos, pero para comenzar elijo el de los "colores stabilo" y armo un outfit digno de un dance floor para despedir un enero que para mí, literalmente, fue un baile.
Así empezó, así transcurrió; es justo que así acabe y que sea yo y no las circunstancias las que musicalicen este día. No sé si saldré de disco night pero por lo menos me quedaré sambando en casa.

Un "stabilo" es un resaltador, denominación derivada justamente de una famosa marca europea. De todos modos, quienes no gustan de los colores flúo pueden quedarse tranquilos porque ya no se trata de tonos fluorescentes sino de tonos plenos y saturados de la familia de colores típica de los resaltadores: amarillo, verde, azul, anaranjado, rosa (y también un poco de lila/ violeta).

De manera que para armar mi look de hoy elegí una prenda en un color bien saturado: un azul casi eléctrico. La prenda azulada en cuestión fue comprada hace un año en Ona Sáez, es una blusa de un solo hombro satinada con cintura elastizada y un gran moño con una larga cinta que para mayor comodidad anudé. Y para acompañar con otro toque de paleta stabilo, me puse los zapatos verdes que presenté en el post anterior.
El jean (azul oscurísimo para hacer contraste con la blusa y destacarla) es de kosiuko de hace años; es recto con botamanga amplia y está contorneado por lentejuelas traslúcidas que le dan el toque disco.

Como accesorios: brazaletes plateados de $2 de Indian Emporium y mi colgante de coronita de María Rivolta.

And that´s all.












miércoles, 26 de enero de 2011

If I fell



If I fell in love with you,
would you promise to be good
and help me walk this land?
Cause I've been in love before
and I found that love was more
than just feeling glam.



If I give my feet to you,
I must be sure from the very start
that you would show them the right way.

If I trust in you,
oh please, don´t make me cry.
If I love you too,
oh please, don´t hurt my feet like them (*)
´cause I couldn´t stand the pain,
and I would be sad if our new love
was in vain.



So I hope you'll see
that I would love to love you,
and that they (*) will cry
when they learn we are two
´cause I couldn´t stand the pain,
and I would be sad if our new love
was in vain.











So I hope you'll see
that I would love to love you,
and that I will cry
if I fall while wearing you...
If I fell in love with you.






(*) "Them" y "They" aluden a todos esos zapatos que nos robaron el corazón pero destrozaron nuestros pies.

Zapatos: Meena by Perugia (que hasta donde sé sólo pone el nombre, pero bueno), de esta temporada.


Si alguien lo quiere escuchar con música de fondo:

martes, 25 de enero de 2011

Paulatina

La palabra que da título al post, además de hacerle honor a su protagonista (y a uno de sus discos), es una de las que mejor describe la recorrida por la senda que conduce a un cambio de imagen visible para los demás.

Los cambios de imagen son algo que en la mayoría de los casos se da como resultado del transcurso natural de los días, meses y años: el tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos, vemos que el espejo ya no nos refleja como ayer y vamos depurando nuestros gustos y preferencias. Comenzamos a elegir el peinado, el maquillaje, las prendas y los accesorios que realmente definen nuestro estilo, en gran parte porque -si tenemos aunque sea un mínimo de lucidez- con el tiempo nos vamos conociendo más y somos más honestos con nosotros mismos.

En el mercado del show business, las etapas del proceso de cambio de imagen suelen acortarse, aunque tampoco es que ocurran de un día para otro.

Este post se origina en una experiencia de mi fin de semana: por motivos laborales, fui esclava de mi computadora. Y, para hacer más llevadero lo inevitable, me dediqué a escuchar música en cantidad, mucha de ella vintage.

Así fue como -youtube mediante- caí en un viejo tema de Paulina Rubio: Mío. Y luego escuché otro mucho más reciente, Ni una sola palabra.

Más allá de la evolución musical que pueda haber habido (o no) entre ambos temas, lo que me impresionó mucho es el GRAN cambio de imagen de Paulina, probablemente debido a la intervención de muchos asesores en su camino. Le concedo que con kilos más o menos siempre tuvo un cuerpo armónico (de hecho, para lucirlo en plenitud, opino que no le vendría nada mal recuperar algunos kilos) y mucha actitud, pero hay otros elementos para nada menores que han variado mucho.

Haciendo un breve balance,
en Mío: 
-Boca que parece sacada de la caja de rosquillas de Homero Simpson, en especial cuando canta la O de "mío" (como se ve en la miniatura del video).
-Aros que parecen los que venían en las cajas de bijou fake que veía en las jugueterías cuando era una niña.
-Cejas que harían empaliceder a las de Raquel Mancini en sus mejores épocas.
-Haciendo recuento: boca redonda, arco de ceja redondo, aros redondos... todo redundamente redondo.
-Melenita efecto gel mojado.
-Vestido que parece que tuviera un antifaz en las lolas.
-Boas que parecen guirnaldas sacadas del arbolito de navidad del Alto Palermo.
Y podría seguir, si ven el video me entenderán.

Por otra parte, y metiendo apenas la punta del pie en el terreno musical, opino que la letra tiene una concepción bastante equivocada del amor. Pero la entiendo a Pau porque evidentemente era muy joven cuando cantaba eso.

Volviendo a la lista: ok, sé que TODAS esas cosas estuvieron de moda en su momento y que TODAS hemos usado algún ítem que estaba dentro de ese "radio estilístico" (por llamarlo de alguna manera) pero mi respuesta es que TODAS estábamos como en una especie de trance colectivo cuando las usábamos.   

Vayamos ahora al look del segundo video, momento para el cual mucha agua, tiempo y dólares habían corrido bajo el puente:

-Maquillaje sutil que suaviza y dulcifica los rasgos latinos de Paulina e -importante- respeta los contornos de su boca. Si hay algo peor que agrandarse los labios con colágeno, es agrandárselos con maquillaje con el método excede-contornos. JAMAS queda natural. Lo mejor es hacerlo con juegos de colores y brillos o (método casero que dura un par de horas) pasando un poco (POCO) de sustancia picante por los labios. Eso sí: hay que bancarse el picor -que de cualquier manera desaparece enseguida- y obviamente no tener alergia al picante. En mi caso, como muuuucho picante y sin haberlo hecho a propósito me ha pasado muchas veces, así que doy fe de que queda natural. 
-Pelo largo (evidentemente extensionado, pero bueno) y con ondas mucho más naturales que las de otras épocas, que acompañan el aire salvaje que cultiva.
-Cejas mucho más estilizadas y acordes al resto de las facciones.
-Los aros simil plástico y el rouge rojo-tomate fueron tirados desde la cornisa desde la que superchica canta, afortunadamente.
-Del vestuario no me ocupo porque en verdad es el disfraz del personaje... pero en su rol de "chica común", y aunque sea bastante rara esa remera con onda de harapos y remiendos (igual la banco), vemos que el casual look definitivamente le sienta mucho mejor a Paulina que los outfits del primer video.

El punto en común es el uso del dorado, ya que desde los comienzos de su carrera Paulina se hizo conocer como "la chica dorada" y como parece que eso sí le funcionó, así siguió.

Mío


Ni una sola palabra


Algunas capturas del primer video:


A continuación incluyo algunas tapas de Eres, una revista teen muy popular en México que en algún momento pasó sin pena ni gloria por nuestro país en versión local. Cada una ilustra un momento diferente de la carrera de Paulina y al mirarlas en conjunto se puede observar la evolución de su estilo.





"Soy la Susana Giménez mexicana" confesó Paulina


Paulina Rubio en exclusiva: "Me las veo negras"


Paulina íntima: Si no queman mis tapas viejas, le hago juicio a la revista

Y para terminar, las capturas del segundo video:




viernes, 21 de enero de 2011

That 70's glow

Mi look de hoy tiene una impronta setentosa y brillosa, de ahí el título del post.

Items:
-los protagonistas del outfit son los zapatos, unos zuecos con glitter de Paruolo, comprados a precio real (alto, creo que son uno de los modelos más caros de esta temporada) pero con descuento de una de esas tantas promos que hubo últimamente.
Soy miembro del clan anti-zuecos, pero veo zapatos brillantes y ya no me importa el modelo. Los amo. De hecho, tampoco soy de usar zapatos sin taco (salvo los pocos pares que he mostrado y que a veces uso si sé que voy a caminar mucho), pero hay unas ballerinas con este mismo glitter y si puedo me las compraré también.
Pequeña digresión: el mismo día que compré estos zapatos pasé por el Dot de Zara y vi que efectivamente estaba equivocada y que siguen vendiendo los boyfriend cut jeans... y por otra parte, vi que tenían una capelina negra igual a la que tengo y mostré en mis fotos de Uruguay, que ya había desaparecido de todos los locales de Zara a los que suelo ir. De acuerdo a Josefina Laurent ese modelo de Zara era uno de los mejores del mercado en capelinas, así que si a alguien le interesa el tema sombreros ya sabe. Realmente es un smart buy.

Guest stars del outfit:
-Camisola de Plan B muy onda hippie que ya mostré en la entrada referida a Garzón.
-Los aros de Forever 21 comprados en la feria de luli B que ya he mostrado, elegidos por que sus piedras (brillantes) son de colores en su totalidad presentes en la camisola: granate, violeta, anaranjado y verde.
-Mi clásico jean negro ajustado de Zara
-Faja dorada de raso que ahora venden en todos lados, comprada hace mucho en el negocio de una cubana muy simpática en Pueyrredón casi Las Heras (Terreví).
-Y maquillaje en rosa y dorado.

Saludos y buen fin de semana






miércoles, 19 de enero de 2011

Rewind

Mi look de hoy es muy simple: musculosa beige no name que sin embargo me ha dado buen resultado, y calzas al tono.
Aunque lo parezca, no es que me puse esas prendas para dormir en este día (podría haber sido, pero tengo muchas cosas que hacer). Me las puse para salir, sólo agregué mis hunter regency negras y un impermeable. El que hubiera venido super sería el de las oreiro beige con volados en el ruedo, pero por ahora... agua, como el día.

El outfit es bien básico a propósito porque quería que lo único que se destacara fuera un colgante retro comprado en Positivo hace unos días, con forma de cassette. He visto carteras con forma de tal elemento también, en venta por Mercado Libre... hace unos años me hubiera comprado una, pero ese tipo de carteras ya no son muy de mi gusto.

El colgante tiene una cinta agregada por mí, dado que siempre que pienso en un cassette lo imagino con su cinta afuera, experiencia por la que pasé muchas veces. Es como si me estuviera viendo con un cassette en una mano y una birome en el otro intentando remediar lo irremediable... experiencias como esa son aquellas que definen la pertenencia a una generación que, por supuesto, no tuvo una infancia "digital".
Para reforzar esa impronta retro, la estética de los fotos también lo es.
Saludines











PS. Dado que mencioné las Hunter, si quieren ver un interesante post acerca de ellas pueden pasar por: http://sexfashionandglam.blogspot.com/2011/01/hunters-esperando-un-chaparron.html

martes, 18 de enero de 2011

Los tips del libro de Ludovica (II): Búfalo

Siguiendo en orden con el horóscopo chino, hoy van los tips de moda para el 2011 correspondientes a los búfalos.
Fechas de nacimiento de esos animalitos de Dios:
Del 25 de enero de 1925 al 12 de febrero de 1926
Del 11 de febrero de 1937 al 30 de enero de 1938
Del 29 de enero de 1949 al 16 de febrero de 1950
Del 15 de febrero de 1961 al 4 de febrero de 1962
Del 3 de febrero de 1973 al 22 de enero de 1974
Del 20 de febrero de 1985 al 8 de febrero de 1986
Del 7 de febrero de 1997 al 27 de enero de 1998

Los consejos son más bien generales y obviamente no todos los búfalos se sentirán representados, pero de todos modos los interesados podrán aunque más no sea satisfacer su curiosidad.

Hoy tengo un día low energy y eso se refleja en el video, especialmente en la voz y la expresión, pero decidí postearlo igual porque a este paso va a llegar el 2012 y el pescado (del barrio chino obvio) sin vender.

Por cierto, en la entrada anterior me olvidé de aclarar que, si bien el libro es el de Ludovica, la autora de la sección correspondiente a la moda es Mona Estecho, así que vayan los créditos correspondientes para ella. Como dije antes, yo simplemente resumo sus palabras.



viernes, 14 de enero de 2011

Los tips del libro de Ludovica (I): Rata

HOY decidí dejar de lado todos mis problemas urbanos y ponerme en el rol de pitonisa snake (obviamente estoy usando mi remera snake de Ona Saez).
Y en ese rol, les dejo la primera entrega de los videos con tips fashionistas para este año, de acuerdo al libro de Ludovica. En rigor de verdad, creo que el consejo fundamental dirigido a las ratas (que tan ratas no deben ser porque parece que gastan de lo lindo) es aplicable a todos los animalitos.
Reclamos: directamente a Ludovica. Yo soy una simple medium.

La nitidez del video es casi nula, pero se escucha el audio que es lo importante. Ya ensayaré opciones de más calidad para el próximo video.

Y cuando llegue al video número 12, creo que estaré en condiciones de ser columnista de Utilísima. Es cuestión de práctica y de irse soltando.


video

así que ya saben ratas!

Namasté


miércoles, 12 de enero de 2011

Blue coconut margarita

Siguiendo en la línea "cocktail look" inaugurada en el post "Strawberry fizz forever" hoy me vestí de Blue coconut margarita, tal como señala el título del post.
Es un trago muy interesante, siempre que te gusten -por supuesto- el margarita original y, además, el blue curaçao y el ron de coco, bebidas que tienen tantos adeptos como detractores.
La receta es muy simple, basta con partir de la de un margarita tradicional, disminuir la cantidad de tequila, y agregar partes iguales del ron y el blue curaçao.

Items del outfit:
-La mini de zara color coco en tela gamuzada sobre la que he expresado mis reservas con respecto a sus posibilidades de uso urbano. Por ahora, le dí oportunidad como top y descubrí que tiene lo que podríamos llamar el "ajuste justo": ni se resbala ni aprieta demasiado.
-El jean "blue curaçao" engomado de Vitamina, comprado hace dos años.
-El cinturón casi color coco de Toda Moda que ya usé varias veces.
-Pulsera "tequila gold".
-Carterita reptiloide celeste y ocre de India Style comprada hace unos meses... si yo fuera muy estricta con las combinaciones (no es el caso) le hubiera sacado la correa plateada opaca, que se puede remover muy fácilmente para usar la cartera como sobre.
-Collar dorado con flor turquesa al que bauticé "margarita", comprado en Positivo hace días aprovechando el descuento del 20% con la Exclusive Card de Paseo Alcorta.
-En el pelo, ondas más discretas que las de los últimos días.
-Maquillaje: en celeste y tierra.
-Con los zapatos siempre tengo problemas operativos para sacar fotos que me gusten, pero en breve -cuando tenga oportunidad de que otra persona me saque fotos- se los mostraré. Son unas plataformas cuyo color predominante es el chocolate, compradas en Grimoldi. No es muy mi color, pero el modelo me gustó.

Y, como se ve, me hice amiga del Picasa y sigo a full con él.






Besos, hasta pronto

martes, 11 de enero de 2011

Mi pequeño pony

Este post también podría haberse llamado (retomando el nombre de uno más antiguo) "No quiero un horse´s neck, quiero un horse in the neck". Pero bueno, me acordé de los pequeños ponys y salió así.

Los caballos son mis animales favoritos. De manera que mi outfit de hoy es una especie de homenaje a ellos.

Por otra parte, el famoso "pequeño pony" (que asumo que todas las chicas de mi generación y un poco más jóvenes conocen) era uno de mis juguetes preferidos. ¡Ah! Extraño a mi hermoso pony rosa que hasta se iba conmigo de vacaciones. De ahí los colores de algunas fotos, ya que posiblemente una de las cosas que más me gustaban de los pequeños ponys era que parecía haber uno de cada color. Sí: ya de chica me perfilaba como amante del colorinche.

Items del outfit:
Empiezo por los caballos:
1- Colgante de Forever 21 comprado en la feria de Luli B. (Precio de feria: $20, precio original supongo que uno o dos dólares. Es un pedazo de lata, lo sé. Pero igual me gusta).
2- Cinturón elastizado de Complot con caballitos dorados, de esta temporada.
Y por otra parte:
-Jean negro elastizado de Zara
-Musculosa blanca NN
-Pulseras en negro y dorado
-Chatas doradas
-Cartera estilo montura de caballo para seguir con el espíritu equino (no apta para puristas de las combinaciones ya que es negra y marrón).
-Maquillaje: en tonos dorados/ cobrizos
-Y sigo con los rulos cortesía de gama

Besos a todas mis lectoras





pequeño pony, mi pequeño pony, llévame a cabalgar/
pequeño pony, mi pequeño pony, hoy es un día especial...

lunes, 10 de enero de 2011

Back, in black

Como bien dijeron los AC/DC,
Back in black
I hit the sack
I've been too long
I'm glad to be back

Sin más preámbulos, me ocupo del outfit de hoy.
Items:
-El jean boyfriend de Zara comprado esta temporada ($259) que ya he mostrado.
Hace muy poco pasé por dos locales de Zara y no vi este jean, lo que me hace pensar en 3 posibilidades:
1) Trajeron una cantidad standard y ya vendieron todos.
2) Trajeron una cantidad muy pequeña a ver qué pasaba y ya vendieron todos.
3) Tuvieron que retirarlos de la venta porque no los compraba nadie.
Si el caso fuera el 3, lo tomo como a mi favor, ya se sabe que tengo un gusto que no suele coincidir con el masivo y me causa cierta satisfacción saber que uso algo que no fue aceptado por el gran público.
También existe una cuarta posibilidad, que es que los sigan vendiendo y yo no me haya dado cuenta. Puede ser.

Continúo con los ítems:
-Musculosa negra con flecos de Lucerna comprada hace nada, aprovechando un descuento que regalan al registrarse en la página. Creo que ha quedado en claro que amo la ropa "cowgirl", de ahí mi debilidad por las prendas con flecos.
-Sandalias negras con tiras compradas hace 15 años, cuya historia ya he contado. 
-Gafas de Indian Emporium que he mostrado también con anterioridad.

Como "accesorio" incorporado, y para contrarrestar el efecto llovido de los flecos, me hice ondas en el pelo. Estoy con antojo de rulos, así que probablemente seguirán apareciendo en las fotos de los próximos días como estrellas invitadas.

Y nada más. Ya se sabe  que lo que elegimos para vestirnos refleja nuestro estado de ánimo (o al menos en mi caso así ocurre) y no tenía ganas de recargarme. Por otra parte, me pareció que los flecos ya tenían mucho protagonismo y de cualquier modo no hubiera usado ni aros ni collar. Quizás sí algunas pulseras (plateadas, grises o negras) y/o anillos.
Hoy las fotos están muy en la tónica "black" pero intercalé alguna con colores para que puedan ver los tonos "reales".









Siguen en carpeta los videos acerca del guardarropas y el horóscopo chino. Tengo que sentarme con cámara, tiempo y paciencia; en algún momento del mes ocurrirá.

AVISO: a los que gusten de leer textos sobre esos objetos que nos hacen más bella la vida (y de paso ver lindas fotos) los invito a pasar por el brand new de mi amiguita Pato:
quieroynecesito.wordpress.com

viernes, 7 de enero de 2011

Forever Glamour (I)


Hoy, después de días sin postear looks (no es el mejor momento de mi vida para andar sacando fotos) vuelvo al ruedo para hablar un poco acerca de un libro que constituyó una de mis primeras lecturas del año: Forever Glamour (Guía de belleza, estilo y seducción por las estrellas de Hollywood), de Caroline Cox.
La bajada del título lo dice todo, ya que su autora –que entre otras cosas es profesora de historia de la moda- se dedicó a recopilar tips de belleza de algunos íconos femeninos de la gran industria cinematográfica norteamericana. Debo confesar que, más allá del tema, lo que me hizo comprar el libro fue su estética. Es una cuestión personal, me encantan los libros de verdad (por eso me resisto al e-book, aunque alguno que otro leo), los colores fuertes, y los tonos de la paleta del rosa combinados. Y si a eso se le agrega la palabra "Glamour" el combo resulta atractivo y, más allá de la lectura -muy breve ya que en menos de un par de horitas se agota- pensé en el libro como objeto de decoración. Como tiene lindas fotos, una posibilidad es exhibirlo abierto e ir cambiando las fotos, si es que nos encanta la decoración estilo camarín de diva.
Con respecto al contenido literario en sí: resumo mi opinión diciendo que no creo que una lectora habitual de material relacionado con la moda pueda sacar nada nuevo de esta lectura, salvo quizás algunos chismes de la relación entre stars como Bette Davis y Joan Crawford. De manera que, salvo que el libro les interese como objeto, no recomendaría desembolsar los $86 que cuesta. Suponiendo que un día estén por la avenida Santa Fe y necesiten hacer tiempo o estén haciendo un paseo tranqui, este libro sí se presta para leerlo en el Ateneo Grand Splendid con uno de los (caros) cafecitos de su bar, o gratis en alguno de los lugarcitos del salón que los habitués seguramente conocen. Van a pasar una horita relajada y distendida.
Igualmente, dentro del blog voy a hacer periódicamente una pequeña reseña de los capítulos (son 10).
El capítulo 1 intenta responder la éterea pregunta de qué es el glamour, bajándola al aspecto concreto y detallando una serie de factores que conforman esa intangible –pero visible- cualidad. En primer lugar, el lenguaje corporal, que según la autora –quien se vale de anécdotas reales para ilustrar cada punto- logra que cualquier persona se destaque más allá de su vestimenta y su aspecto físico. La lista del supermercado para lograr un poder irresistible sobre hombres y mujeres se completa con:
-Personalidad
-Encanto
-Simpatía
-Buen cutis
-Actitud disciplinada
-Carácter alegre
-Gusto para vestir
-Cuidada higiene personal
-Delicadeza
-Y lo más importante: un poco de capacidad para ofrecer lo mejor de uno mismo.
Pero ¡ojo!... que la autora recupera el trasfondo ético de la cuestión y nos recuerda que a grandes poderes, grandes responsabilidades, y –por lo tanto- las personas glamorosas deberán ser además tiernas, amables y encantadoras (logrando el círculo virtuoso de que su glamour –y por lo tanto su poder- se potencien cada vez más).
Y si el don de la belleza nos fue esquivo, no importa, la autora nos relata la historia de Eleanor Powell para que recordemos que las técnicas modernas (y no tanto) todo lo pueden. Resulta que Eleanor, que parece que tenía potencial pero era un poco "cache" para los cánones aspiracionales de la época, fue cordialmente invitada por los asesores de imagen de la Metro Goldwyn Mayer a dejarse crecer el pelo hasta los hombros, ponerse extensiones para lograr una cabellera voluminosa (con lo que nuevamente se demuestra que no hay nada nuevo bajo el sol), suavizar la permanente para domar sus rulos naturales, aclararse el pelo para potenciar el reflejo de la luz en los rodajes, cambiar de lado su peinado para desviar la atención de su mandíbula que parece no era perfectamente agraciada, eliminar los poros abiertos con un tratamiento especial (me gustaría conocer ese tratamiento), depilarse las cejas, aumentar siempre su labio inferior con maquillaje, dejarse crecer las uñas y usarlas siempre pintadas, blanquearse los dientes y ponerse fundas de porcelana en los que no tuvieran remedio, y borrar las pecas con rayos ultravioletas (método que según la autora se utilizaba también para el aumento mamario en las épocas pre-cirugía). En la misma tónica, la autora nos cuenta también el importante rol de los asesores de imagen en las carreras de Katharine Hepburn, Jennifer Aniston, Angelina Jolie, Kylie Minogue y Gwen Stefani.
¿Qué no tenemos el dinero para pagar una asesoría? A no desesperar: el libro nos dice (y nos repetirá a lo largo de todos los capítulos) que, con perseverancia, fuerza de voluntad y el sólo hecho de tomar la decisión de animarse, todo se puede. Por supuesto, no pain, no gain. La cosa requiere mucho trabajo duro y, previsiblemente, es cuestión de tiempo.
En breve, reseña de otros capítulos y, en cuanto tenga los ánimos suficientes para hacer la producción, videos donde veremos cómo vestirnos de acuerdo a nuestra "raza" en el horóscopo chino, de acuerdo a los consejos de la poética pitonisa Ludovica Squirru.

 



Miss Powell